domingo, 27 de enero de 2013

Éclaires

Cuando era más pequeño solíamos ir mucho a Francia a visitar a la familia, solíamos quedarnos entre dos semanas y un mes. Siempre me ha gustado viajar, y con 6 años estar metido 10 horas en el coche, aunque cansado, era divertido. Cuando viajo tengo una pequeña manía, el primer viaje que hago me quedo completamente despierto aunque me muera de sueño, solo por ver los preciosos paisajes que me rodean, aunque sean unos pocos minutos e incluso segundos.

Cuando visité por primera vez Francia nos parábamos siempre frente a las panaderías para ver sus dulces. Junto a las pastelerías libanesas, las francesas son conocidas en todo el mundo por sus escaparates y sus dulces. Un dulce muy común es el éclair (relámpago) o pepito en español. 


El éclair debe su nombre a su brillo tras añadir el glaseado, comparable con el de un relámpago. Se cree que fue cocinado por primera vez en el siglo XIX por Marie-Antoine Carême, famoso repostero de la corona francesa.


Ingredientes:

- 40g de mantequilla.

- 200ml de agua.

- 120g de chocolate para cobertura.

- 100g de harina.

- 2 cucharadas de azúcar.

- 3 huevos y 1 más para decorar.

Elaboración:

1.- Vamos a poner a hervir el agua junto a la mantequilla y el azúcar. Una vez disuelto añadimos la harina de golpe y amasamos con la ayuda de una cuchara de madera a fuego bajo.

2.- Una vez conseguida una masa homogénea, cambiamos de recipiente y añadimos los 3 huevos uno a uno. Hasta que el huevo no esté completamente introducido no continuamos con los demás.

3.- Una vez ligado el huevo con la masa, en una bandeja con papel de horno, vamos a hacer unas tiras más o menos largas con la ayuda de una manga pastelera. 

4.- Las metemos en el horno previamente precalentado una media hora a 200ºC.

5.- Mientras se hacen nuestros relámpagos vamos a aprovechar para hacer la cobertura. Para ello, derretimos el chocolate con unos 10g de mantequilla o un chorretón de nata al baño maría.

6.- Cuando veamos que los éclaires están casi listos, batimos un huevo y lo untamos por encima. Así brillarán aún más.

7.- Sacamos del horno los bollitos con cuidado y sin ruidos de fondo, si no se nos bajará al igual que los soufflés.

8.- Con la ayuda de una brocha y una vez que estén templados, untamos la cobertura y dejamos enfriar. No apretéis demasiado para que no se hundan.

Así de fácil se hacen unos éclaires. Al principio me pareció algo lioso, pero acaba siendo bastante sencillo.




3 comentarios:

  1. Que buena pinta tiene!!! Debe estar delicioso.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Estos son mis pasteles preferidos, rellenos con café, yo los hago a mudo y me encantan, ahora al verlos me estan dando ganas de saltarme la dieta y ponerme morada
    Besotes guapo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... Por saltarse la dieta un día no pasa nada... Y más si los rellenas de crema de chocolate blanco con pistachos... Mmmm!

      ¡Un saludo!

      Eliminar

AddThis