sábado, 13 de abril de 2013

Soufflé Dulce de Queso Fresco


El soufflé es un postre que siempre me ha llamado la atención, algo tan delicado y tan delicioso a la vez. Lo había visto más de una vez, pero nunca probado ni cocinado. Algún día tenía que llegar ese día, ¿No?

El soufflé debe su nombre al verbo francés "souffler", es decir, soplar. Dado que el oxígeno es un ingrediente vital en su elaboración para que crezca y quede esponjoso.

He intentado buscar algo de la historia de este postre, también considerado plato principal en el caso de los soufflés salados, pero no he encontrado nada. Me da pena, pero por lo menos en este blog, seguirá siendo un misterio...

Ingredientes para 4-6 comensales:

- 200g de queso fresco.

- 4 huevos.

- 60g de azúcar glacé.

- Mantequilla.

- Una pizca de sal.

Elaboración:

1.- Comenzamos separando las yemas de las claras. Reservamos las claras en un bowl a parte y batimos las yemas con el azúcar glacé.

2.- Escurrimos el queso fresco y lo trituramos con un tenedor. Con la ayuda de unas varillas, lo mezclamos con las yemas hasta lograr una suave crema.

3.- Montamos las claras con una pizca de sal a punto de nieve hasta lograr la consistencia de un merengue firme.

4.- Añadimos las claras montadas poco a poco a la crema con movimientos envolventes de arriba a abajo para que entre oxígeno.

5.- Engrasa con mantequilla 6 moldes o más, y reparte la masa entre ellos. Los metemos al horno previamente precalentado a 160ºC durante unos 30 minutos aproximadamente.


Un Truco: La temperatura del horno debe de mantenerse constante para que el soufflé no se baje. A la hora de servirlo, sírvalo inmediatamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AddThis