domingo, 23 de junio de 2013

Hamburguesa Crujiente de Aguacate con Limón


Estaba sentado, en el sofá, con el portátil sobre las piernas, escribía la entrada de los conos de hojaldre con chocolate rellenos de crema pastelera en el blog mientras que en la televisión, de fondo, se escuchaba la canción "My World" de Tim Kay. Sin dudarlo, dirigí la mirada al televisor y retiré el ordenador a un lado encima del sofá. Se trataba del programa "Jamie en Casa", presentado por Jamie Oliver, un chef inglés muy revolucionario.

Últimamente, este gran cocinero ha ido influenciándome en la cocina más de lo que podía imaginar, tanto, que al final acabo cocinando muy buenos platos con lo primero que pillo en la nevera, sanos, y en poco tiempo. Aunque esto debería de ser lo que tendría que haber hecho desde el principio.



Ingredientes por cada hamburguesa:

- Pan chapata.

- 1/2 aguacate.

- Un poco de limón.

- Lechuga.

- Un poco de mantequilla.

- Sal.

- Pimienta.

- Queso en lonchas.

Una curiosidad: La palabra "aguacate" viene de un dialecto de las tribus indigenas mexicanas de antes de la colonización española que viene a significar, "testículos". 

Ya no los volveré a ver de la misma forma...

Elaboración:

1.- Para que nuestra hamburguesa tenga ese crujiente tan rico que tanto nos gusta a todos, vamos a poner en una sartén a fuego medio el pan de chapata cortado por la mitad con un poco de mantequilla para darle saborcillo.

2.- Mientras el pan se tuesta lavaremos las hojas de lechuga y cortaremos el aguacate por la mitad, quitamos el hueso, retiramos la carne de la piel con la ayuda de una cuchara sopera, y sazonamos con un poco de sal, pimienta y limón para que no oxide.

3.- A estas alturas el pan ya estará crujiente. Lo retiramos de la sartén y ponemos primero el queso sobre el pan. Así, la loncha se irá derritiendo y a la vez hará de aislante para que los jugos de la lechuga y el aguacate no lo reblandezcan.

4.- A continuación, pasamos a poner la lechuga, el aguacate y exprimimos un poco más de limón, esta vez, aparte de para evitar que se oxide, para darle ese toque ácido que tanto le pega al aguacate, También podéis añadir mayonesa que le queda de vicio, o queso mascarpone.

5.- Ya solo queda tapar con la segunda rebanada de pan que se habrá tostado un poquito más que la primera y listo para llevárselo a la boca.


¡Eh! ¡Que ya me ha llegado una muestra del libro! Un día de estos escribiré un post sobre la prueba del libro, pero sinceramente, me ha decepcionado un poco. Han impreso el libro con la resolución de la fotografía de la portada más baja de la que yo envié, en algunas páginas no hay numeración, la contraportada parece ser que gusta poco a los que han podido verlo (culpa mía que me gusta sobrecargar...), y el formato de publicación gusta y no gusta, dependiendo de la persona.

Tengo intención de corregir estos errores, pero la publicidad del blog no da para tanto gasto, por lo que poco a poco, a medida que ahorre y pase el verano, continuaré recopilando recetas y corrigiendo errores para publicar una segunda edición.

1 comentario:

  1. Con esta receta has dado en el clavo! nos encanta el aguacate!!
    La probaremos seguro.

    ResponderEliminar

AddThis