Bocadillos de Picadillo


El 8 de Julio, solo una semana después de que DeliciasBoca cumpliese 3 años, fue mi cumpleaños. Este año, mi familia ha querido evitar la típica conversación de siempre conmigo:

- ¡Aúpa Xabier! ¿Qué vas a querer por tu cumpleaños? 
- Es que... No necesito nada...  
- ¡Y dale! ¡Que un cumpleaños no es una necesidad si no un capricho!

Vamos, que ya sabéis como sigue... Para ahorrarse dicha conversación, todos han puesto su pequeño granito de arena y han acabado regalándome algo que me vendría muy bien para el blog: la Nikon D3100. Y la verdad, me hizo mucha ilusión.




El otro día no encontraba oportunidad para utilizarla, y la verdad, tenía muchas ganas. Así que pensé, ¿Por qué no crear yo esa oportunidad? Abrí la nevera, y saqué los ingredientes necesarios para dos bocadillos:

 - 250g de carne picada.

- Tomate frito.

- 1 diente de ajo.

- Perejil.

- Orégano.

- 1 limón.

- Media barra de pan baguette.

- Un poco de mantequilla.

- Sal y pimienta.

Tras sacar los ingredientes enchufé la plancha y esperé a que calentase. Lo primero sería tostar un poco los panes para comenzar con la elaboración:

1.- Ponemos un poco de mantequilla en la plancha caliente y la esparcimos bien. Mientras se derrite y calienta, cortamos la media barra de baguette en dos y rebanamos los panes sin terminar de separarlos. Vamos, que quede una pequeña tirita sin cortar en uno de los laterales.

2.- Ponemos las barritas abiertas en la plancha ya caliente y mientras se tuestan pasamos a salpimentar la carne. 

3.- Una vez salpimentada, añadimos perejil, orégano y un diente de ajo muy picadito y removemos bien para que se mezclen los sabores.

4.- Ponemos la carne en la plancha para que se vaya haciendo. A estas alturas ya podremos sacar el pan tostado y si nos apetece poner queso, lechuga, tomate... Como si fuese una hamburguesa vamos. Pero en nuestro caso no haremos eso.

5.- Cuando esté la carne dorada podemos añadir un poquito de mantequilla para darla sabor o directamente aceite. Cuando la carne empiece a tostarse, añadimos el tomate frito y mezclamos bien.

Entonces rellené los panes con el picadillo y los coloqué en la presentación que ya tenía preparada en la mesa. Corté una rodaja de limón, la cual partí por la mitad y la metí dentro del bocadillo. Con el calor iba echando jugo, y le daba una acidez muy rica.



Así fue como logré una excusa perfecta para estrenar la cámara, cocinar y comer bien. ¿Y vosotros qué excusa utilizáis?

Aún tengo mucho que aprender con la cámara. Hasta ahora utilizaba prestadas las cámaras de dos amigas y no me atrevía más que a usar el modo automático. Ahora por fin puedo aprender un poco y mejorar en las fotografías.