jueves, 25 de julio de 2013

Carolina: Made in Bilbao


Carolina, trátame bien, 

No te rías de mí, 

No me arranques la piel.

Todos hemos escuchado alguna vez esta canción que habla sobre la "Niñita Carolina". Por desgracia (o por fortuna), nuestra receta de hoy, no recibe su nombre de aquí.

Como os contaba en la receta de los Pastelitos de Arroz, Bilbao, tiene 3 dulces que son suyos por excelencia: Los suizos o bollos de mantequilla, los pastelitos de arroz, y la carolina. Éste último pastelito fue creado hace más de medio siglo por un repostero bilbaíno para deleitar el paladar de su hija Carolina.

Este dulce típico de Bilbao, está compuesto por una base de hojaldre, o en nuestro caso, un pastelito de arroz que nos gusta mucho. Sobre la base lleva un dulce merengue suizo al que se le da sabor rociando un poco por encima un almíbar de yema de huevo y un poco de chocolate.

¡Y dicho esto, empezamos con una segunda receta "Made in Bilbao"!



Carolinas

Ingredientes:

- Pastelitos de Arroz para la base.

- 2 claras de huevo.

- 2 yemas.

- 1 taza de azúcar glacé.

- Crema tártara o jugo de un cuarto de limón.

- 2 cucharadas de azúcar blanco.

- Chocolate negro 70% o más.

- Un poco de mantequilla.

- Un poco de leche.

Elaboración:

Si ya tenemos las bases hechas, comenzaremos con el merengue. Para ello, vamos a poner a calentar un recipiente al baño maría. Una vez empiece a hervir el agua, bajamos un poco el fuego y vertemos las claras de huevo junto con la taza de azúcar glacé y la crema tártara o el jugo del limón. Empezamos a batir con la ayuda de una batidora de varillas eléctrica hasta formar el merengue.

¿Cómo sabemos cuándo está listo el merengue? Es un trabajo, aunque sencillo, muy cansado. Tendrás que estar batiendo al menos durante 15 minutos. Sabremos que el merengue está listo cuando tengamos una masa en la que se empiezan a formar picos, algo costosa de seguir batiendo. Por ahora no tengo foto de ello, en cuanto la tenga la colgaré en la receta. También es muy importante, que durante su elaboración, no entre nada de agua en el recipiente.

Dejamos enfriar el merengue unos minutos sobre la encimera. Duarnte este enfriamiento se endurecerá un poco más, por lo que es aconsejable no batir tampoco demasiado.

Mientras, vamos a derretir el chocolate al baño maría también con un poco de leche y mantequilla para darle cremosidad y brillo. Por otro lado, en un cazo, vamos a hacer el almíbar de yemas de huevo. Es muy fácil: A fuego lento batimos las dos yemas de huevo con dos cucharadas soperas de azúcar blanco hasta que éste se haya disuelto por completo.

Metemos el merengue suizo en una manga pastelera con una boquilla de 2cm de diámetro como mucho. Iremos formando círculos sobre la base estrechándolos a medida que subimos y formando un pico.

Para terminar, vertemos por encima del merengue desde el pico una cucharadita del almíbar y otra de chocolate. Ahora solo tenemos que dejar que el chocolate se solidifique en la nevera y listo para llevárselo a la boca.  




 Aún tengo que ensayar un poco más, pero para ser la primera vez... ¡No está mal! ¿No?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AddThis