martes, 23 de julio de 2013

Pastelitos de Arroz: Made in Bilbao

Bilbao. Cada vez que alguien piensa en Bilbao, lo primero que se le viene a la cabeza es la palabra "industria". Somos una ciudad con una historia industrial admirable. Nuestro hierro, en todo el mundo codiciado, aparece hasta en obras de Shakespeare como en Hamlet. Pero no solo nuestro hierro, extraído de las minas de La Arboleda y procesado en los Altos Hornos de Bizkaia, en Sestao, era de gran fama. También nuestros puertos, como el de Getxo, en los que durante años los ingleses desembarcaban con tal de disfrutar de unos días de playa. Y bien dice la canción:

"Un inglés vino a Bilbao,
A ver la ría y el mar,
Pero al ver las bilbainitas,
ya no se quiso marchar."

Pero no podemos olvidar, bajo pena de muerte, nuestra tradición repostera. Muchos de los que hemos crecido en Bilbao y sus alrededores nos hemos criado con tres dulces, los cuales, tienen como origen nuestra Villa: El "bollo de mantequilla" o "bollo suizo", nuestro dulce favorito y el número uno, la "Carolina" y, finalmente, un dulce que en nuestra familia siempre ha causado peleas por quien se lo llevaba a la boca antes: El pastel de arroz.
 Pastelitos de Arroz "Made in Bilbao"

Ingredientes:

- 75g de mantequilla en pomada.

- 125g de azúcar.

- 125g de harina.

- 500ml de leche.

- 3 huevos.

Elaboración:

Comenzaremos mezclando en seco la harina con el azúcar en un bowl grande. La masa nos va a quedar muy líquida, pero no supondrá ningún problema ya que después cuajará en el horno. Por ello, continuamos añadiendo la mantequilla en pomada, es decir, que la habremos sacado una hora antes de comenzar con la receta para que obtenga una textura de crema. Mezclamos bien todo con unas varillas, y añadimos uno a uno los huevos. Hasta que uno de los huevos no esté totalmente incorporado a la masa no añadas el otro, así lograremos que se vaya haciendo líquido poco a poco, evitaremos grumos, y conseguiremos que se liguen bien los ingredientes.

Una vez añadidos los huevos es el turno de la leche: Iremos vertiéndola poco a poco mientras removemos para que se incorpore lentamente a la masa. Una vez vertidos los 500 mililitros enteros, seguiremos removiendo hasta asegurarnos de que no queda ni un solo grumo.

A esta altura pondremos a precalentar nuestro horno a 180ºC. Para la forma de los pastelitos utilizaremos flaneras que rellenaremos hasta la mitad con el líquido o moldes para soufflé o puding, los cuales, llenaremos hasta donde indique la "raya" del mismo recipiente.

¡Eh, que el horno ya estará listo! Es hora de meter nuestra deliciosa masa al horno para que cuaje. En esta receta, si os soy sincero, se me ha olvidado calcular el tiempo en el que estará listo, pero como me ha dado tiempo a ver un capítulo entero de "30 minutos con Jamie Oliver" creo que sobran las palabras.



Nuestra receta llega a su fin... La verdad, la elaboración de estos pastelitos es algo fantástico, súper sencillo, y si haces como yo y te vas comiendo poco a poco la masa mientras cocinas, también te resultará una elaboración deliciosa. Observaremos que la a
masa está muy crecida y que estará algo tostadita, pero no demasiado, por la parte superior. Apagamos el horno y sacamos la bandeja. Dejaremos que enfríe en la encimera antes de desmoldar. Durante este tiempo de enfriamiento, los pastelitos bajarán como si fuesen soufflés y quedarán tal y como vemos en la foto. 


¿Sabías qué...? Los pastelitos, como por todos es sabido, pese a llamarse a sí mismos "de arroz" no llevan ni pizca de él en su elaboración. Pero no siempre fue así. Cuando se comenzó a elaborar estos pastelitos se utilizaba harina de arroz, por lo que su nombre viene al dedillo.


1 comentario:

  1. Hola! no conocíamos este delicioso dulce, pero tiene muy buena pinta. Nos apuntamos la receta!

    ResponderEliminar

AddThis