domingo, 8 de septiembre de 2013

La Vuelta al Cole: Pocky o Mikados Caseros


Los más peques de la casa ya empiezan esta semana a volver al cole, algunos mañana, otros el miércoles y otros el viernes pasado. Ya nos empezamos a familiarizar de nuevo con el olor a los libros textos nuevos y material sin estrenar (me encanta ese olor), los cuadernos cuadriculados todavía sin doblez ninguna y las mochilas con 10kg de libros a la espalda preparadas para crear una generación de niños cheposos y encorbados

Seguramente habrán aflorado muchos sentimientos contradictorios en los peques después de un verano lleno de diversiones, viajes y dormir a pierna suelta sin tener que levantarse pronto:

Hijo: ¡Jo no quiero ir a clase! Es aburrido y no me gusta madrugar...
Mamá: ¿Pero no tienes ganas de ver a tus compañeros de clase?
Hijo: ¡Qué bien! ¡Quiero volver al cole!

Y los papás y los abuelos tampoco se libran, después de un día duro de trabajo toca "volver a clase" para recoger a los peques con un batido y un buen bocadillo de chorizo. Pero seguro que muchos agradecerán unos palitos con chocolate como "postre" o para el patio. ¿Queréis saber cómo los hemos hecho?



Ingredientes para unos 80-85 palitos:

- 400g de harina de fuerza.

- 20g de sal si los queremos salados o 5g si los queremos más dulces.

- 10g de levadura de panadería.

- 50ml de aceite de oliva virgen extra.

- 200ml de agua.

- Chocolate para postres.

- 50g de mantequilla.


Elaboración:

La elaboración es realmente sencilla, no lleva mucho tiempo y los más peques nos lo agradecerán. Pero esta vez vamos a dejar que sean ellos mismos los que cocinen, es hora de mancharse las manos.

Echamos la levadura en los 200ml de agua y la diluimos. Lo dejamos reposar un poquito. Mientras, mezclaremos sobre la mesa la harina y la sal formando un pequeño volcán en el medio para después hacer nuestra masa.

Vertemos el agua poco a poco en el agujero que hemos hecho en el centro de la harina mientras amasamos. Tendremos una masa seguramente seca o un poco humeda, pero no se nos pegará en las manos. Ahora es el turno del aceite. Lo mezclamos con la masa y seguimos amasando hasta que deje de estar resbaladiza y veamos que se ha integrado al 100% en la mezcla creando una masa homogénea.

Dejaremos reposar en un bowl un poco enharinado tapado con un paño ligeramente húmedo durante unos 45-50 minutos. Transcurrido este tiempo, enharinaremos la mesa de trabajo y con la ayuda de un rodillo aplanaremos la masa hasta que tenga un grosor de entre medio centímetro y un centímetro.

Hemos llegado a la parte más divertida para los peques, es hora de "jugar con la plastilina". Cortaremos la masa en tiras estrechas y dejaremos que los más peques hagan churretes con ellas. Mientras se divierten, pondremos a pre-calentar el horno a 250ºC.

Pondremos las tiras que han hecho en una bandeja con papel para horno. Una vez pre-calentado, meteremos la bandeja en el horno y bajaremos la temperatura a 200ºC. Tan solo tardarán 10 minutos en hacerse, pero si veis que necesitan un poco más dejarlos hasta que creáis conveniente, pero sin pasaros porque si no quedaran duros como una piedra y no queremos que acaben llevando aparato.

Mientras se hornean pasamos a derretir el chocolate. Para ello, trocearemos el chocolate y lo echaremos a una cazuela a fuego lento con una nuez de mantequilla. Mezclamos bien mientras se derrite y lo pasamos a un bote estrecho.

Antes de pasar el chocolate derretido a otro recipiente, seguro que ya habremos sacado del horno los palitos. Cuando hayan enfriado mojaremos la mitad del mismo en el chocolate y lo dejaremos secar sobre papel para horno con la parte mojada en alto, que no toque el papel.

Tardarán toda la noche en endurecerse bien y después tendremos que meterlos un par de horas en la nevera, pero si queremos acelerar este proceso, podemos dejarlos desde el principio en la nevera, pero después al sacarlo sudarán un poco.

¿Sabíais qué...? Los Mikado son el nombre europeo para los palitos Pocky, de la compañía chocolatera Glicco cuya sede está en Osaka, Japón. En el país nipón, los Pocky cuentan con una gran variedad de sabores: Soda, chocolate, fresa, flor de cerezo, coca cola, té verde, leche, chocolate con leche, chocolate blanco, flan, pastel de fresa... 


¡Por cierto! ¡Ayer me llegaron 50 carteles como los de la foto de arriba desde la imprenta para Ocio al Plato! Ya solo quedan dos semanas... ¡Qué nervios!




5 comentarios:

  1. Por un lado da perece y por otro alegría. Son sentimientos encontrados, como madre y maestra.......pero comienza una nueva etapa y eso también es maravilloso.
    Nunca había visto los mikados en receta, así que gracias por ella.
    Feliz día

    ResponderEliminar
  2. maravillosos mikados, y síiii mañana la temida vuelta al cole... a ver!!! besitos

    ResponderEliminar
  3. Qué original! este tipo de recetas ayudan seguro a la vuelta al cole :))

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias chicas!

    La verdad es que las tres tenéis razón. ¿Qué tal ha ido vuestra vuelta al cole? ¡Espero que bien!

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Vaya variedad de sabores tienen! Ojalá en España se empiece a extender el gusto japonés por hacer las cosas así de bien! Además te han quedado unos mikados perfectos! Seguro que los niños...y no tan niños los agradecen!
    Y si, yo empiezo la vuelta al colé el lunes y no me acompañan mucho las ganas jajaja, si es que ni con mi edad se hace cómoda!
    Un saludo!

    ResponderEliminar

AddThis