lunes, 18 de noviembre de 2013

#OcioAlPlato - Croquetas de Frutos del Bosque (Fuera de Carta)


Música, literatura, videojuegos y ahora películas. Ese era nuestro proyecto, visualizar cuatro disciplinas artísticas a través de la gastronomía, y lo hemos conseguido. A lo largo de la exposición nos dijeron frases como "Haces cocina con alma, transmites tus sentimientos.", "No has incumplido nada de lo prometido, nos dijiste que nos transportaría a la infancia, y así lo ha hecho”, "Sigue así, vas por buen camino...", "Joven emprendedor e ilusionado en su labor, lo tienes todo", "Pocas veces encuentro un plato que me haga pensar". Es por eso que quiero daros gracias a todos... A cada uno que os interesasteis, a los que hicisteis críticas constructivas, a los que hicisteis que os quisiese tanto, a los que no pudisteis venir, y a los que habéis hecho de DeliciasBoca un blog, vosotros, los lectores. (Se nota que hoy estoy nostálgico...).

La película que escogimos para transformar en pintxo fue "Fuera de Carta", una comedia española. Quien la haya visto (o leído nuestra crítica), sabrá que todo empieza con una familia separada. El padre, separado de la madre y que no ve  a los hijos durante años, es el chef de un restaurante de alta cocina en el barrio de Chueca de Madrid. Por cosas de la vida, acaba con un pequeño restaurante de pueblo con cocina tradicional. 

Lo que hemos buscado era esa fusión de cocina moderna con lo tradicional. Es por eso que decidimos hacer lo más tradicional que existe, lo que hace de nuestras abuelas unas perfectas e insuperables máquinas de cocinar, las croquetas caseras de toda la vida. Y teniendo en cuenta que estábamos en Septiembre, decidimos utilizar frutas de temporada (que estaba a punto de terminar): frutos rojos o frutos del bosque.


Ingredientes:

- 100g de frambuesas.

- 100g de moras.

- 50g de grosellas.

- 1 cucharada de azúcar.

- Una nuez de mantequilla.

- Una pizca de sal.

-Más o menos 1/2 litro de leche entera.

- 2 - 3 cucharadas de harina.

- 2 huevos batidos.

- Pan rallado fino.

- Perejil.

- Ajo en polvo.

Elaboración:

Nota: Cocinar este plato bajo la supervisión de tu madre/abuela, no llevar la contraria a la experta croquetera.

Empezaremos con la deliciosa bechamel que tanto nos gusta a todos: En una sartén pon una nuez de mantequilla a derretir a fuego medio-bajo, como siempre os decimos, que sea mantequilla de la buena, de la de verdad. Es cierto que es bastante más cara, pero se nota el sabor de verdad. Mientras ésta se derrite pon a calentar más o menos 1/2 litro de leche en un cazo pequeño.

Una vez derretida la mantequilla añadimos 2 o 3 cucharadas de harina y removemos para mezclar. Cocina un poco la harina pero sin que se te queme. Después iremos añadiendo poco a poco la leche y disolviendo la mezcla de mantequilla y harina en ella.

Cuando logremos una bechamel espesa (un poco más de lo normal, luego al añadir los frutos del bosque soltarán bastante juguillo) añadiremos los frutos rojos junto con una cucharada de azúcar para que no queden ácidas las croquetas y removeremos hasta que la bechamel se tiña de morado o rojo, dependiendo de las cantidades que añadas, aunque con las especificadas debería de quedar un rojo algo pálido tirando para morado.

Removemos un poco más cocinando bien la bechamel para que no tenga sabor a harina y la retiramos del fuego. Dejamos reposar en temperatura ambiente tapada con un paño hasta la noche, o si la haces por la tarde, hasta el mediodía siguiente.

Una vez reposada la masa, iremos cogiendo porciones del tamaño que deseemos con la mano, las mojaremos en huevo y las pasaremos por el pan rallado, que previamente habremos mezclado con perejil muy picadito y ajo en polvo, dándoles forma.

Ahora solo toca freír en abundante aceite dándoles ese doradito tan rico y las dejaremos escurrir en papel de cocina antes de servir. Deja templar un poquito antes de disfrutar de esta explosión de sabores.

Nos despedimos otro mes más, esta ha sido la última receta de Ocio al Plato, pero tranquilos porque aún quedan más de la "mini-exposición" Comercio al Plato que hicimos para Bilbao Ekintza.

7 comentarios:

  1. Tienen que estar muy ricas, a mi que la bechamel me encanta, estas croquetas seguro que también, Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. nunca se me hubiera imaginado...de verdad....que maravilla.....tengo que probarlas.

    ResponderEliminar
  3. Qué ricas tienen que estar estas croquetas! súper exóticas :)
    Nos han entrado ganas de probarlas y de ver la peli!!

    ResponderEliminar
  4. Unas croquetas de lo más originales y apetecibles. ¡Seguro que están buenísimas!. Un besote.
    Aliño con cariño

    ResponderEliminar
  5. Espléndido Xabier, un plato con el que no pasas desapercibido, me gustaría saber la opinión de tu madre/abuela experta croquetera con esa mezcla de sabores que has hecho. Estoy seguro que les habrá encantado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Qué croquetas más originales!! Me encanta esa mezcla que has hecho... yo no se si mi abuela me daría el visto bueno, porque diría que son moderneces, jaja. Pero seguro que las terminaría probando.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué deliciosamente original! Nunca he probado una mezcla así, ni croquetas dulces, pero podrían ser perfectamente de cualquier restaurante de estos finos x)

    Imagino que el olorcillo que desprenderían también sería una gozada... Difícil no comerse todas de golpe.

    Y ¡estoy deseando ver esa quiche! No dudes que será la siguiente que prepare. De hecho, mi madre me ha aprovisionado bien de calabazas xD

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

AddThis