miércoles, 20 de agosto de 2014

"¡Això es Or, Xata!"


Se cuenta por Valencia, territorio de las mejores chufas, la leyenda que da nombre a la tan refrescante bebida, la horchata. Se dice que Jaime I, llamado el conquistador, rey de Aragón, Mallorca y Valencia, por dónde iba cabalgando, paró frente a una casona en la que, hastiado del fuerte calor tras una larga campaña, se dirigió a una huertana pidiendo algo para beber. Ésta se le acercó con un vaso a simple vista de leche, con suave aroma, dulce y refrescante. Ante la duda del de Montpellier contestó "Això es llet de xufla" (Esto es leche de chufa). Conde de Barcelona y Urgel responde "Això no es llet... ¡Això es or, Xata! (Esto no es leche... ¡Esto es oro, chata!) Bautizando así a la bebida de la que todos disfrutamos veranos tan calurosos como éste.

Son muchas las historias que se pueden escuchar o leer acerca del origen del nombre de la horchata, pero mi favorita, sin duda, es ésta. Siendo real o no, lo que sí es un hecho es que ésta bebida es una delicia, y es por eso que acudimos a la empresa Terra i Xufa, quienes nos donaron medio kilo de chufas para que hoy todos podamos disfrutar de esta sencilla receta:


Para 1 Litro de horchata:

- 250g de chufas de valencia.

- 1L de agua mineral.

- Azúcar al gusto.

- Canela al gusto.

- La corteza de un limón.


En un bowl grande...

Dejamos en remojo los 250 gramos de chufas durante al menos 8 horas. Una vez haya transcurrido este tiempo cambiaremos el agua, limpiaremos las chufas y volveremos a cambiar vertiendo esta vez medio litro de agua mineral.

Con la ayuda de una trituradora o una batidora eléctrica de mano, trituraremos las chufas hasta lograr una pasta grumosa y algo líquida. Dejaremos macerar en la nevera durante al menos 2 horas. Ya macerada la pasta podemos comenzar a colar nuestra horchata. Situando un paño limpio sobre un recipiente ancho depositaremos la pasta que colaremos con la ayuda de éste. 

Una vez colado todo el líquido mezclaremos las migas de chufa que nos habrán quedado en el paño con otro medio litro de agua mineral. Volvemos a triturar y a repetir el proceso anterior consiguiendo así un litro de leche de chufa.

A este litro de leche de chufa le añadiremos canela y azúcar al gusto. Dejaremos infusionar en la nevera al menos 1 hora con una corteza de limón.  Con un poco de paciencia lograremos nuestro oro, chatas.


Sobre la chufa:

Siendo fuente de fibra, tanto soluble como insoluble, reguladora de la función intestinal,  rica en ácido oleico, aporte de fósforo, magnesio y zinc, contiene arginina, aminoácido esencial precursor de la prolactina; era y es usada en la medicina tradicional china para tratar el estómago e hígado.
Otras formas de comer chufas:

A parte de la horchata, mi forma favorita de comer chufa es dejándola al menos 10 minutos en remojo en un lateral de la boca y después masticarla. Aunque es muy arenosa a causa de la fibra su sabor avellanado me encanta. Hay quien también la deja en remojo un rato, y como si fuesen pipas se las come ya reblandecidas.


¿Cuál es vuestra forma preferida de tomar chufa? ¿Conocéis alguna otra leyenda acerca del oro de la chata y como surge su nombre?


3 comentarios:

  1. jajaja, nos ha encantado el titulo de la receta! es genial. Nosotras también estamos preparando la receta de la horchata para publicar, ya que en Castellón no puede faltar la horchata en verano :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy buenos días! Jajaja pues si queréis podéis mandarnos vuestra receta con unas fotitos y la publicamos por aquí también!

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Pues "Chato", la horchatita te quedó genial, y el post muy divertido. A nosotros es que la horchata nos pierde!!
    Un saludo de las chicas de Cocinando con las chachas

    ResponderEliminar

AddThis