domingo, 12 de octubre de 2014

Calabaza Asada con Setas de Crado y Orégano


El mejor regalo que me ha podido hacer mi abuelo son los kilos y kilos de frutas y verduras de la huerta que me da cada año que viene o voy de visita. Tomates, calabazas, calabacines, acelgas, manzanas, ciruelas, cebollas, patatas, peras, berenjenas... ¡Y también aceitunas, mermeladas y embotados! ¡Impresionante! Todas con un sabor y un color de alucinar. No nos suelen durar mucho tiempo en casa y es por eso que esta vez he sido raudo y veloz a la hora de coger la mejor calabaza que he visto y cocinarla con unas fantásticas setas de cardo silvestres que mis adorados tíos de Shagún, a los que aprovechando el momento les mando recuerdos y dedico esta receta, le dieron a mi padre tras una visitilla express. A ver si un día de estos robo sin que se den cuenta la otra que tenemos por ahí y aprovecho para hacer cabello de ángel, que le tengo muchas ganas. ¿Vosotros no? ¡Encima que el Día de Todos los Santos está ya cerca! Sería una receta idónea para el blog... Bueno, bueno... Sin enrrollarme mas... ¡Ahí va este fantástico plato otoñal para todos los gustos!

Ingredientes:

- Calabaza.
- Orégano fresco.
- Setas de cardo.
- Sal gorda.
- Pimienta negra.
- Aceite de oliva intenso.
- Aceite de oliva crudo.
- Vino blanco.
- 1 cabeza de ajo.



Elaboración:

Comenzaremos poniendo el horno a pre-calentar a 180ºC. En una bandeja de cerámica apta para hornos pondremos la calabaza que habremos cortado en rodajas empapada con un poco de aceite de oliva intenso y sazonada con sal y pimienta negra. No eches demasiada sal ya que al sacarla del horno volveremos a sazonarla.



Añadimos un par de ramitas de orégano fresco y una cabeza entera de ajo. Recuerda que el ajo entero dará más sabor y aroma al plato, aplástalo con la palma de la mano y añádelo sin más, sin tonterías. Lo introducimos al horno a 220ºC. La calabaza tendrá que estar un mínimo de 45 minutos asándose, por lo que a los 20 minutos añadiremos las setas de cardo y empaparemos con un poco más de aceite. Cerca de los 10 últimos minutos mojamos todo con un buen chorretón de vino blanco y dejamos evaporar el alcohol.



Cuando el asado esté listo solo tendremos que emplatar y añadir un chorrito de aceite de oliva crudo que le dará un toque de película. Podemos añadir un poco más de orégano fresco para decorar y dar ese verdor que le viene bien a todos los platos. No olvides sazonar con un poco más de sal gorda.




Este año tengo muchas ganas de ir al pueblo, hay veces que me da pereza pero tengo un atojazo impresionante de hacer unas brasas en el campo y asar como se ha hecho toda la vida calabaza y patatas, con sal gorda. A ver si consigo que me guarden alguna calabaza por ahí y si tenemos éxito lo inmortalizaremos aquí, en este blog.

¡No olvides votar!





No hay comentarios:

Publicar un comentario

AddThis